El plan de Madrid para abaratar el precio de los alquileres

Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Según publica Cinco Días, la Comunidad de Madrid será el principal impulsor del ‘build to rent’ en España. Esta tendencia inmobiliaria supone una vía hasta ahora inédita en España para tratar de favorecer que el precio del alquiler sea más accesible.

La medida se conoce como Vive Madrid. Un total de hasta 26.584 viviendas en 27 municipios que si se cumple en su totalidad, se irán levantando progresivamente hasta 2028.

La Comunidad de Madrid será el principal impulsor del ‘build to rent’ en España

Si la vivienda es difícilmente accesible por lo general en España, el problema se agrava en Madrid. Los precios al alza se han dejado notar tanto en la compraventa como en el alquiler. Como respuesta, el Gobierno de la Comunidad de Madrid ha visto en la tendencia inmobiliaria del build to rent una vía hasta ahora inédita en España para tratar de favorecer que el precio del alquiler sea más accesible.

La medida se conoce como Vive Madrid. Un total de hasta 26.584 viviendas en 27 municipios que si se cumple en su totalidad, se irán levantando progresivamente hasta 2028. José María García, viceconsejero de Vivienda y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid, da detalles sobre el plan. “Esto surgió hace cuatro o cinco años fruto de una reflexión de cómo facilitar el acceso al alquiler de forma asequible tras el encarecimiento que se produjo con la recuperación económica. Analizando el patrimonio público de la Comunidad de Madrid, de los desarrollos urbanísticos de los últimos años, resulta que teníamos una reserva de suelo que proviene de cesiones obligatorias. Vimos la dificultad desde el punto de vista presupuestario de la Comunidad de Madrid para desarrollar todo por nuestra cuenta y riesgo y comprometiendo los presupuestos públicos. Entonces surgió la idea”, resume.javascript:falsePUBLICIDAD 

La idea a la que se refiere García es el método pionero de apostar por el build to rent desde las administraciones públicas. La administración, en este caso la Comunidad de Madrid, saca a concurso un acuerdo público privado. En él, la administración se compromete a ceder sin coste durante 50 años el derecho de uso del suelo de titularidad pública. A cambio, la empresa que recibe la cesión del suelo se compromete a construir un bloque de viviendas que han de alquilar a un precio limitado basado en el de la vivienda de protección oficial de la zona. El dinero de las rentas va para la empresa privada. Al cabo de 50 años, la empresa privada tiene la obligación de ceder a la Comunidad sin coste el terreno y todo lo que haya edificado sobre él. La empresa privada debe garantizar un correcto mantenimiento del edificio en todo momento, incluido, en la fecha previa a la entrega del mismo a la Comunidad.

De esta forma, la Comunidad de Madrid pone en circulación viviendas de alquiler a precio limitado y se garantiza obtener un inmueble a coste cero listo para alquilar en un plazo de 50 años. A cambio, el operador privado se ahorra uno de los principales costes a la hora de construir una vivienda y obtiene un flujo garantizado de inquilinos.

“El objetivo es obtener un precio de alquiler asequible. Para hacernos una idea, costaría entorno a 600 euros en un municipio como Getafe. Los precios de la vivienda protegida tienen cuatro coronas de precio, de mayor a menor partiendo de Madrid capital. Entre los 600 euros de Getafe y los 900 euros que vale el alquiler de Valdebebas. Teniendo en cuenta que en Valdebebas un alquiler equivalente puede ser 1.300 euros y en Getafe te vas a 900 euros, estamos hablando de precios en entornos de un 40% más baratos que el mercado”, ilustra García.

Evitando riesgos

El viceconsejero desgrana cómo la administración ha ido intentando mitigar diferentes riesgos que van siendo comentados a lo largo de la entrevista. Respecto al peligro de que las concesionarias busquen ahorrar costes al máximo en la construcción de los edificios, García cuenta que la calidad arquitectónica es casi el 50% del criterio del concurso y que además se necesitan cumplir con las leyes actuales sobre edificación de viviendas.

“Dentro de la tipología de viviendas saldrán probablemente más inmuebles de dos dormitorios que de tres. Desde el punto de vista empresarial, no es algo que nos tendría que preocupar, pero lógicamente hicimos un estudio de viabilidad para ver si tendría acogida. Al final una de las claves más importantes, más que el coste de la construcción en sí, eran los costes de mantenimiento. Asegurarse de que los costes de mantenimiento fueran ajustados. Para asegurarse de que esto sea contenido, deben hacer una edificación bien edificada, que no dé problemas”, desvela García.
Actualmente, de los cuatro lotes de 6.646 posibles viviendas cada uno, la Comunidad de Madrid ha recibido dos ofertas distintas para construir un total de 5.200 viviendas dentro de los tres primeros lotes mientras que el cuarto quedó desierto.

Las promotoras que se interesaron por la operación fueron Aedas Homes y Culmia. García adelanta que el plan pasa por dividir el lote desierto aún más con el objetivo de que atraiga interés de operadores privados. El viceconsejero se muestra optimista: “El hecho de que hayamos tenido ofertas para un volumen tan grande es muy positivo. 5.200 viviendas equivalen a una tercera parte de todas las viviendas que se entregaron en la comunidad de Madrid en 2020”, compara.

García termina reivindicando esta forma de enfrentarse al precio elevado del alquiler. “Hemos abordado esto desde una intervención en positivo, no una intervención desde el punto de vista de perseguir o expropiar, acciones que al final generan un efecto contrario”. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *